PALOS FLAMENCOS: LAS SOLEARES

      No hay comentarios en PALOS FLAMENCOS: LAS SOLEARES

Las Soleares junto con las Seguiriyas, los Tangos y los Fandangos conforman los pilares básicos del cante flamenco. De estos palos flamencos provienen el resto de los cantes.

Las Soleares (Soleá en singular) son consideradas como el epicentro del cante donde se conjugan valores y calidades del cante jondo.

La Soleá surge de la evolución del jaleo, palo que surgió en el siglo XIX y conjuga ritmo y compás con cadencias melódicas sentimentales y letras con expresiones populares.

Derivan de las Soleares palos como la Bulería, el Fandango por soleá, las Cantiñas, la Soleá petenera y las Soleares personales (Soleares apolás  -por referencia al Polo-, de Cádiz, de Jerez, de Lebrija, de Utrera, de Alcalá, de Triana, de Córdoba).

La estructura que la Soleá empieza con una introducción de guitarra, seguida de los característicos ayes de salida, cante de preparación, cante valiente y remate con intercalas falsetas de guitarra.

El baile de la Soleá posee los elementos esenciales de la estética del baile flamenco quizás tomado de las alegrías.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *