PALOS FLAMENCOS: LAS SEGUIRIYAS

      No hay comentarios en PALOS FLAMENCOS: LAS SEGUIRIYAS

Las Seguiriyas junto con las Soleres, los Tangos y los Fandangos conforman los pilares básicos del cante flamenco. De estos palos flamencos provienen el resto de los cantes.

Las Seguiriyas son variantes de las Playeras y las Tonás. De las Tonás provienen, además de las Seguiriyas, los Martinetes, Carceleras, Romances, Cantes camperos, Nanas, Pregones y Deblas. Y de las seguiriyas provienen las Seguiriyas personales (de Cádiz, de Jerez, de Los Puertos y de Triana), la Toná-Liviana, la Liviana, la Serrana y los Cabales.

Para muchos autores, en la primera mitad del siglo XIX las Seguiriyas se conocían con el nombre de Playeras debido a su similitud con los cantos (endechas) que las plañideras cantaban en los duelos (de ahí el término Playera), posteriormente como Seguiriyas gitanas puesto que muchas de las plañideras (endecheras) eran gitanas.

Actualmente las Seguiriyas también se conocen como seguiriyas, siguiriyas. seguirillas o siguerillas.

Las Seguiriyas, quintaesencia de la jondura, de carácter dramático, se caracterizan por su melodía melismática con una extensa gama de quejidos en forma de ayes.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *