Maria de la O – Maria Vidal

Para mis manos tumbagas,
para mis caprichos monedas.
Y para mi cuerpo lucirlo mantones bordados,vestidos de seda.
La luna que llovía, la luna que me da.
Que para eso mi payo ha visto
más parnés que tiene un sultán.
Envidio tu suerte,
me dicen algunas al verme lucir.
Y no se desplome la envidia que ellas me causan a mí.
María de la O, que desgraciadita
gitana tu eres teniéndolo todo.
Te quieres reír y hasta los ojitos
los tienes morados de tanto sufrir.
Maldito parné que por su culpita
deje yo al gitano que fue mi querer.
Castigo de Dios, castigo de Dios.
Es la crucecita que llevas a cuestas María de la O.María de la O

Para su sed fui el agua,
para su frío candela.
Y para su beso amante de entre sus brazos mi carne morena Querer como aquel nuestro, no hay en el mundo dos. Maldito dinero que así de su vera y a mí me apartó. Serás mas que reina
me dijo a mí el payo y yo le creí.
Mi vida y mi oro daría yo ahora por ser lo que fuí.
María de la O, que desgraciadita
gitana tu eres teniéndolo todo.
Te quieres reír y hasta los ojitos
los tienes morados de tanto sufrir.
Maldito parné que por su culpita
deje yo al gitano que fué mi querer.
Castigo de Dios, castigo de Dios.
Y es la crucecita que llevas a cuestas María de la O.María de la O

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *